Herramientas usadas por los cerrajeros y cerrajerías

ganzuas

Herramientas usadas

La cerrajería, básicamente, es el oficio de los que se dedican a instalar, reparar, mantener y quitar cerraduras; estas son los mecanismos, en su mayoría metálicos, que impiden que una puerta, ya sea de edificio o de vehículo, o una tapa, de arcón o caja, puedan abrirse sin la correspondiente llave. Aparte de cerraduras, los cerrajeros también trabajan con candados, cilindros y cerrojos. Por último, los cerrajeros se dedican a hacer copias de llaves o fabricarlas a partir de la cerradura. En este oficio, como en muchos otros, las herramientas son tan importantes como la habilidad y experiencia del cerrajero. Al igual que los distintos sistemas de cerraduras han evolucionado a lo largo de los siglos, también lo han hecho algunas de las herramientas, aunque otras son prácticamente iguales que sus históricos antepasados.

Herramientas para fabricar llaves

La principal herramienta para fabricar llaves es la máquina duplicadora de llaves. Estas pueden ser manuales, semiautomáticas o automáticas. Hoy día existen incluso máquinas electrónicas duplicadoras de llaves. La base que se usa para la fabricación o duplicación de una llave es una llave sin muescas. Para pulir los dientes y formas de la llave creada o replicada también se usa una lima o una escofina, según las necesidades. La máquina duplicadora de llaves suele estar atornillada a una mesa o tarima firme. Lo más característico de un taller de cerrajero, aparte de la propia máquina, es un tablero de madera o corcho, donde tenga distintos tipos de llaves sin muescas con las que trabajar para la fabricación o duplicación de otras llaves. En muchas ocasiones estas llaves tienen fundas plásticas de distintos colores para diferenciarlas entre ellas.

Herramientas para tratar con las cerraduras

La herramienta más famosa del cerrajero seguramente es el juego de ganzúas, que suelen llevar junto a las pinzas en una cartera. Las hay de distintas formas y tamaños para poder abrir los distintos tipos de cerraduras sin necesidad de llaves. Lo normal es que el cerrajero tenga que liberar tornillos con un destornillador si se trata de desmontar un mecanismo normal, aunque a veces necesitarán un martillo para golpear y un formón para hacer cuña. En caso de que la cerradura tenga que ser inutilizada con cierta rapidez, no es raro que el cerrajero se vea obligado a usar un taladro, para lo cual es conveniente que tenga un buen juego de brocas para la madera y el metal. También son recomendables los machuelos de distintos calibres. Dado que no siempre se va a encontrar un enchufe en el lugar de trabajo, el cerrajero suele usar taladros inalámbricos, por lo que es aconsejable tener baterías de repuesto siempre cargadas. También es conveniente proveerse de un buen juego de autocles de diferentes medidas para apretar o soltar tuercas. De cara a ordenar todos estos materiales se hace necesario un buen mueble con cajones y, para transportarlos, uno o dos maletines de herramientas con distintos departamentos, y un cinturón donde llevar las de uso más común.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies