Cuidados y mantenimiento de una cerradura

mantenimiento-cerraduraEl cuidado y mantenimiento de una cerradura puede parecer muy simple y obvio, pero su realización esconde más complejidad y secretos de lo que parece a simple vista. De un mantenimiento adecuado dependerá su estado y duración.

Dependiendo del tipo que sean, necesitará un mantenimiento u otro. Las cerraduras digitales no presentarán los mismos problemas que las de tipo embutido, por eso debemos conocer que hacer en cada caso. Estas recomendaciones están aconsejadas en el caso de que no haya ningún problema adicional y sólo exclusivamente como consejos de mantenimiento.

Recomendaciones para el cuidado de una cerradura mecánica

En primer lugar habrá que extraer con mucho cuidado el mecanismo central. Generalmente, suelen contar con un tornillo en el lateral de la misma, que permite soltar el cilindro central donde están los pines y muelles. Una vez soltado, limpiar todo tipo de impurezas y suciedad que pueda tener el cilindro o toda la cerradura en sí con alcohol y un trapo. Una vez limpio, aplicamos polvo de grafito en spray para engrasar el mecanismo. Este spray puede comprarse en cualquier ferretería y es el adecuado para realizar la lubricación del mecanismo.

Un gran error es emplear lubricantes como aceites y sprays oleosos. Estos productos lo único que consiguen es formar una pasta junto a la suciedad, que con el tiempo irá endureciéndose y terminará por romper su delicado mecanismo. Si no queremos comprar spray de grafito o no podemos en ese momento contar con él, existe una alternativa casera: el lápiz tradicional. Con ayuda de una lima podemos conseguir grafito en un momento. Sólo hay que pasar la llave por el grafito e introducirla repetidas veces en el cilindro. Una vez realizado el mantenimiento, se prueba su funcionamiento y si está todo correcto, se vuelve a montar de nuevo.

Mantenimiento de una cerradura digital

Las cerraduras electrónicas o digitales son muy propensa a fallar en la lectura de las tarjetas y la huella digital por acumulación de polvo y suciedad. Para empezar a realizar su mantenimiento hay que desconectar el suministro de corriente eléctrica a la cerradura. Si disponemos de un compresor de aire podemos limpiar cualquier ranura con él. Si no disponemos de ninguno lo haremos con ayuda de una gasa o tejido y alcohol. Debemos aplicarlo con mucho cuidado y en pequeñas cantidades. Es recomendable utilizar tejidos que no pierdan fibras y con destreza introducirlo en todas las ranuras.

Para realizar la limpieza del lector de bandas magnéticas se recomienda la utilización de unas tarjetas preparadas para ello. Estas tarjetas se pueden adquirir en cualquier tienda de cerrajería o de tarjetas electrónicas. Si los problemas de lectura persisten se recomienda acudir a su instalador y no tocar ni alterar nada del sistema de cierre original. También está desaconsejado la utilización de cualquier producto de limpieza, que no sea alcohol o agua, ya que se puede dañar de forma irreversible y lo que en principio puede ser un pequeño gasto, se puede convertir en una inversión en una cerradura nueva o en la sustitución de un componente.

One Response

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies